• COVID-19

    Debido a la situación planteada por la pandemia y las necesidades crecientes de las personas usuarias a las que atendemos en la Misión, hemos incrementado en ambos centros la cantidad de alimentos que se están entregando. Concretamente, en la actualidad, estamos atendiendo semanalmente a 150 familias en el centro de la calle Calvario y a 100 en el de San Blas. Read More
  • CAMPAÑA SOLIDARIA PROYECTO: Ni un bebé sin leche.

    Puedes ayudarnos a cumplir con este propósito. Si quieres, puedes hacer tu donación para adquirir leche maternizada y/o pañales a través de la pagina de gofundme, haciendo click sobre la imagen o el título de esta noticia. Read More
  • Carta de Oración

    Acceda al texto de la Carta de Oración correspondiente al segundo trimestre de este año, haciendo click sobre la imagen o el título de esta noticia. Read More
  • Buenas Noticias TV

    Haciendo Click sobre la imagen o el título de esta noticia, podrá acceder al programa que Televisión Española emitió sobre la actividad intercultural con mujeres que organizó la Misión. Read More
  • Donaciones y Ayudas

    Haga Click sobre la imagen o el título de esta noticia para acceder a una información importante respecto de la identificación de las donaciones y las desgravaciones a que tiene derecho por las donaciones o ayudas que efectúe a la Misión. Read More
  • Voluntarios

    Nuestra entidad necesita voluntarios. Si deseas colaborar en los diferentes programas de la Misión, haz click en la imagen o en el título de esta noticia para obtener más información. Read More
  • Guía de Servicios del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social

    Haga click sobre la imagen o el título de esta noticia para acceder a la Guía de Recursos Sociales del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Read More
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7

Facebook Misión                                                                                                                                También puede seguirnos en:

 Diga 33 - Home | Facebook

Treinta y tres son los días que van del 22 de junio al 25 de julio.

El 22 de junio, acabado el estado de alarma, decayó con él el confinamiento que impedía la libre circulación por todos los territorios.

El 25 de julio, la TUI, agencia de vacaciones británica, cancelaba sus reservas y viajes a España,  como consecuencia de la orden del gobierno de Boris Johnson (precisamente de él, manda narices) de imponer cuarentena a todas las personas que lleguen al Reino Unido desde España. Un par de días antes, el primer ministro francés había recomendado vivamente no viajar a Cataluña. Y algunos de nuestros amigos frugales europeos también hacen recomendaciones semejantes con especial mención a Lérida y Zaragoza.

La ansiada recuperación económica española ya venía muy debilitada por el comprensible miedo de muchas personas, los mayores principalmente, a salir a la calle, a ir a los bares, a sentarse en las terrazas, a ir a hoteles, a reservar vacaciones, a meterse en las grandes superficies, a comprar ropa o calzado, a hacer reformas en el interior de sus casas, a cambiar los muebles, a cambiar de coche, en definitiva a volver a cambiar otra vez sus vidas.

Es posible que ese sentimiento de una población envejecida española no sea muy distinto del de la europea. De momento en las playas, sede de nuestra industria básica, se ven pocos extranjeros y menos aun mayores. Y los propios nacionales también están tardando en llegar, con la consiguiente desesperación de comerciantes y hosteleros.

Continuar leyendo

 

 LAS COLAS DEL HAMBRE EN ALUCHE

 

 

 

Hace unas semanas la televisión nos mostró el comienzo de la nueva realidad en la que se va a asentar nuestra sociedad tras el paso del Covid-19. O, mejor dicho, nos hizo visibilizar que tras la llamada desescalada viene la necesidad y el hambre.

Veníamos de unos años de cierto despegue económico, más aparente que real. Lleno de terrazas y restaurantes; de viajes de fin de semana a Canarias, a Londres, a Berlín, a Nueva York, incluso a Japón o el sudeste asiático de la mano de Ryanair, de ofertas low-cost; de compras on-line de ropa, complementos y tecnología; de gimnasios y depilaciones laser. Aprovechando salarios mileuristas (denostados hace tan solo doce años), pisos compartidos, jornadas laborales más largas, turnos cambiantes en el trabajo y, bueno…, esas cosas que, sin saber cómo, nos llegaron a hacer sentir aceptablemente bien. Nos adaptamos a la nueva situación creada tras la crisis del 2008, con una gran auto-elasticidad. Nos achicamos tanto como fue imprescindible.

Y, como que eso del hambre, no… No parecía que estuviese ahí.

Continuar leyendo